Qué hacer hoy para ser más productivo mañana

La verdad es que la productividad depende en gran medida de como seamos capaces de planificarnos. Para mi es importante realizar una planificación del día, la tarde de antes. Quiero irme a la cama con la tranquilidad de que el próximo día será un día productivo. Pero no quiero sobre cargarme de tareas mal programadas que me hagan perder el tiempo y que finalmente no me permitan ser todo lo eficiente que quisiera.

Además de conseguir una agenda bien organizada, este ejercicio de ayuda a liberar tu mente y a descansar por la tarde, sabiendo que las actividades pendientes tienen fecha de ejecución. Es mucho más fácil a sí no pensar en ellas porque están planificadas para otro momento. Al planificarlas durante el próximo día eres capaz de quitarlas de tu mente y ese te ayudará a no acumular mucho estrés por la falta de previsión. Aunque también existen algunos trucos para ser más productivos por las mañanas en este post vamos a ver que puedes hacer durante el día anterior.

Se que es mucho pedirte que adquieras este nuevo hábito pero ten por seguro que si eres capaz de incorporar esta dinámica de la planificación previa, serás consciente de como crece tu productividad.

Hay varias acciones que tendrías que tomar todas las tardes a la hora de ponerte a planificar:

1.- Realiza una lista de las tareas que has finalizado durante el día. Esto te ayudará a tomar consciencia de como ha ido el día y de como es posible, mediante la planificación, realizar gran cantidad de tareas que de otra manera sería imposible. Es también una lista que ayuda a la motivación personal. Siempre da gusto ver lo que uno va consiguiendo, ¿verdad?

2.- Realiza una lista de cosas pendientes pero utiliza para fijarlas el método SMART. Ya sabes, que sean específicas, medibles, que se puedan conseguir, realistas y acotadas en el tiempo. Procura que tus tareas sean realistas y acotadas en el tiempo para cumplir con lo que te propones y evitar así no poder realizarlas en el tiempo estipulado para ello.

3.- Planifica descansos entre las tareas para ayudar a tu cerebro a cambiar de actividad. A mi personalmente me gusta trabajar entre 60 y 90 minutos seguidos para luego descansar como máximo unos 30 minutos. Este punto es importante para que puedas mantener el ritmo y al final no abandones por cansancio total. Intenta aprovechar al máximo no solo tu tiempo de trabajo sino también tus momento de descanso.

4.- Realiza una lista con las tareas que tienes para mañana y que puedes hacer en menos de 15 minutos. Ya sabes que a lo largo del día se presentan situaciones donde hay tiempos muertos y, la mayoría de las ocasiones los perdemos revisando nuestras rrss, jugando, viendo el correo, etc… En esas ocasiones seguro que puedes consultar tu lista para intentar finalizar una de las tareas que hay en ella. Superefectivo!

5.- Dicen que es recomendable realizar la actividad más pesada o cansada a primera hora de la mañana. Si es posible la primera de todas. Estoy de acuerdo, pero también te voy a pedir que marque en tu agenda una actividad que te guste durante la mañana (es como un aperitivo para la mente que siempre activa las neuronas y nos permite mantener la energía durante más tiempo).

6.- Descubre cuales son tu horas más productivas y que tipo de actividad se adecua mejor a tus horarios. Yo por ejemplo prefiero realizar tareas “administrativas” por la mañana y tareas más “creativas” por la tarde noche. Sabiendo esto, suelo programar mis actividades según corresponda.

7.- Decide ser productivo. Como puedes ver se trata de crear un habito junto con una rutina para evitar las distracciones y no dejar un hueco a la procrastinación. Pero si realmente no deseamos ese cambio, nada de esto servirá para algo. Tomar la decisión consciente de cambiar y querer ser productivo es la clave para ganar la carrera en el largo plazo.

8.- Estaría bien que además de fijar tus tareas día a trás día, pudieras recompensarte por el trabajo realizado. Pequeños caprichos o recompensas donde te estas diciendo a ti mismo: muy bien, sigue así, te lo has ganado….

9.- Es obvio decirlo pero por si acaso aquí está: bloquea las distracciones, sobre todo las relativas a las redes sociales, email, teléfono, etc… Si no tienes la disciplina suficiente para ello, existen algunos programas en la red que te pueden ayudar a ello (p.e. Cold Turkey)

9.- Existen algunas actividades y costumbres que ayudan a la productividad: Ejercicio, dormir adecuadamente, beber agua, puntualidad, delegar, evitar las distracciones conscientemente, meditar, comer sano, etc.. Hay mucha gente que afirma que incluir estos hábitos en su día a día les ha ayudado a estar más presentes y poder mejorar su productividad. Pero, desde mi punto de vista, si quieres mejorar realmente tu productividad, deberás de seguir a raja tabla los 7 puntos anteriores sin dudarlo.

 

1 comentario

Trackbacks y pingbacks

  1. […] Si quieres aprender a concentrarte, en este artículo te compartiré 3 ejercicios de concentración que te permitirán entrenar tu cerebro, que es como un músculo, para que empieces hoy mismo a ser más productivo. […]

Escribe tu comentario

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario